“Las ferias del Siglo XXI” por María Zamácola

María ZamácolaEn época de crisis, como la que estamos pasando en la actualidad, se resienten los sistemas financieros y laborales, y sufren modelos y estrategias que producían un excelente resultado y que ahora, dada la precaria situación, no reportan ni recogen los mismos frutos que antaño. En este artículo no voy a hablar de la crítica situación de la banca, ni de si es acertado o no el público objetivo al que irán destinadas las ayudas económicas del Gobierno –aunque me gustaría animar a los lectores a la reflexión de este último punto– si no que me voy a centrar en un aspecto muy importante para las franquicias, dentro del desarrollo de sus planes estratégicos. Un aspecto que probablemente sufrirá el momento económico que estamos pasando, si no lo está haciendo ya, y que son las ferias de franquicias.

 Podríamos definir una feria de la siguiente manera: “Instalación donde se exponen los productos de una misma rama industrial o comercial, como libros, ropa, juguetes o franquicias, para su promoción y venta”. Y yo me pregunto, ¿qué pasa cuando la promoción y venta, meta fundamental del objeto de la feria, no se alcanza?, ¿qué pasa cuando la colocación de un stand de 48 metros cuadrados no es suficiente para captar a futuros franquiciados?, ¿qué pasa cuando la asistencia cae dadas las preocupaciones económicas y financieras de la gente de a pie, de los autónomos y de las grandes empresas? Un buen amigo mío, y compañero de profesión, me decía hace poco que “la clave de las ferias para tener éxito no es vender metros”. Y, para ser sincera, creo que dio en la clave.

Hasta hace muy poco, las ferias eran herramientas importantísimas en la expansión de una franquicia, eran la “cara” de la franquicia, el lugar donde nos presentábamos, nos dábamos a conocer, nos reuníamos con posibles franquiciados y establecíamos relaciones con nuestros compañeros de profesión –y hablo con conocimiento de causa pues llevo más de ocho años asistiendo a ferias en todo el mundo–. Pero hay que reconocer que las cosas han cambiado. Las nuevas tecnologías han dado un giro a los métodos de trabajo de las empresas, de las grandes multinacionales, de las pymes, y, como no podía ser diferente, también de las ferias. Además, no podemos obviar el momento económico actual en el que las empresas ajustan mucho sus presupuestos, y estudian con lupa en qué acciones van a participar durante el próximo año.

Por eso, hay que presentar una oferta atractiva y aprovechar lo que nos ofrece Internet para animar a las empresas a participar. Porque, no nos equivoquemos, no me gustaría que desaparecieran las ferias de franquicias, ni muchísimo menos, al contrario, creo que sería una tragedia. Sino que quizá debamos actualizarlas y adaptarlas para hacerlas atractivas e interesantes para expositores, empresas y candidatos.

Fuente: www.mundofranquicia.com

María Zamácola es la Directora de expansión de NECK & NECK.

Para más informaciones: expansion@neckandneck.com

Nos encanta conocer tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s